Rúbrica para la evaluación del portafolios docente

La reflexión ha de impregnar y formar parte de todos los criterios de un portafolio docente.

Una adecuada reflexión pedagógica sobre las concepciones educativas, así como la práctica docente, debería servirnos para contextualizar la actividad profesional, aproximarnos a la docencia concreta del aula, y explorar la idoneidad de los procesos de aprendizaje y enseñanza que estamos promoviendo.

Son constantes las preguntas que sobre nuestro trabajo  nos vamos haciendo en el día a día, la mayoría de las veces en el foro personal, y en ocasiones, las contestamos cuando las compartimos con nuestros colegas, o bien, cuando realizamos una EVALUACIÓN del proceso  de APRENDIZAJE junto al alumnado: ¿qué objetivos y competencias son más importantes para el alumnado?, ¿cómo hacer que el alumnado aprenda mejor?, ¿qué es lo que realmente motiva al alumnado en cada momento?, ¿qué tareas son las más adecuadas para fomentar las competencias del alumnado?, ¿qué actividades son las adecuadas para evaluar lo que saben hacer?, ¿cómo inducirles a una reflexión personal para que sean conscientes de lo que van aprendiendo y dónde deben incidir para mejorar?, ¿qué hago bien para enseñar y en qué puedo mejorar?, ¿voy incorporando estrategias metodológicas acordes a las necesidades del alumnado?, ¿estoy promoviendo una educación innovadora para fomentar en el alumnado la innovación, creatividad y emprendimiento?, ¿el equilibrio entre el trabajo individual y en equipo es el adecuado?, etc etc.

Diseño, contenidos y organización curricular. La reflexión pedagógica es inevitable cuando hacemos lectura del Diseño Curricular del Area, y contrastamos con los contenidos que en su concreción en el Proyecto Curricular del Ciclo estamos llevando a la prática. ¿Son los contenidos un fin o un medio para el desarollo competencial del alumnado?; ¿Dónde poner el acento en nuestra praxis y evaluación?.

Metodología de Enseñanza y Aprendizaje– Repensar el equilibrio en cada caso del binomio aprendizaje-enseñanza es una constante. No se trata de invertir todo el tiempo de que disponemos en el día a día  con exposiciones magistrales en la que nos regocijamos de lo que sabemos, sino realizar las suficientes propuestas y escenarios para que el alumnado pueda aprender. ¿Utilizamos una metodología acorde al aprendizaje competencial del alumnado?. ¿Recogemos algún tipo de evidencia que vaya más allá de lo que pueda suponer contestar correctamente a un cuestionario y/o examen?. ¿Diseñamos los procesos como se dan en la vida real-Resolución de Problemas, Proyectos, análisis de casos,  etc-, o simplificamos la realidad a nuestro antojo para convertirla constantemente en un supuesto irreal?.

DSC_0104 MANOSEvaluación– Creo que la evaluación que hacemos se reduce en la mayor parte de los casos a un examen en la que no valoramos otra cosa que los conocimientos del alumnado, de su repositorio personal. Eso tiene un valor muy relativo, y sobre todo, caduco con el tiempo. Si hacemos la prueba al alumnado egresado de otros años, o simplemente, hiciéramos el mismo examen un mes más tarde, podríamos comprobar que en muchas áreas si no en todas, la mayoría del alumnado ya no las controla, por tanto, ¿es adecuado basar mayoritariamente en la nota el registro de un examen?. ¿es lo que hay que hacer puesto que parece que la selectividad o la inercia de hacer así las cosas, nos induce?. ¿Sirve para algo la evaluación  si solamente, en ocasiones, el  feed back que transmitimos al alumnado o las familias o los propios compañeros de equipo docente, se reduce a un número que va del 0 al 10?¿Qué significado tiene para mi, y para mi equipo docente, lo que se viene a llamar la evaluación formativa?. ¿He aprendido algo de todo este enfoque con el transcurso del tiempo?.¿qué hago bien en la evaluación y en qué aspectos podríamos mejorar?.

DSC_0008 PANEL DSC_0004 emprendedores

La evaluación del proceso de enseñanza y aprendizaje es en mi opinión el punto crítico de la enseñanza. No sólo se pone al descubierto determinado rendimiento del alumnado, sino que debemos ser copartícipes de los avances del alumnado, de su progresión en mostrarse capaces de hacer más y mejor ciertas tareas, de hacer balance de la proximidad  y empatía que podemos tener con nuestro alumnado, para que realmente nos consideren algo más que un enseñante, un coaching que nos ayuda a crecer y madurar, que nos exige y que sabe alentar y estimular al alumno y al grupo cuando se requiere, etc, etc.

Tiempo para la coordinación– El portafolio debe ser un documento compartido, en parte, con los compañeros y compañeras de equipo docente. Combinar la reflexión personal y colectiva, puede ser una buena estrategia para que, en su caso, reorientemos la reflexión personal.

El Cambio. La reflexión nos ha de llevar, inevitablemente al cambio. Al igual que los tiempos es de lo único que podemos estar seguros, por tanto, la mejora continua requiere cambios continuos, pequeños, pero con la osadía y ambición de poder mejorar, aunque en ocasiones ello comporte la asunción de ciertos riesgos que a priori hemos de asumir.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s